armadillo

Armadillo, un acorazado de la naturaleza

Naturales de América del Sur, este mamífero es muy peculiar en su forma de defenderse.

Ciertamente los procesos evolutivos conllevan a las especies a desarrollar sus propios mecanismos de defensa; mientras algunos insectos alertan con sus colores llamativos a las aves acerca de la consecuencia tóxica de comérselos, el armadillo desarrolló una coraza que ha sido emulada por el hombre en sus tácticas de guerra.

El armadillo, al igual que el Pangolín, posee una armadura formada por escamas. Estas placas óseas flexibles que permiten su movilidad y adaptar una forma de pelota como primera línea de defensa antes los predadores que el armadillo utiliza a su favor. Una vez que estos animales se enrollan para cubrir sus partes vulnerables, pueden pasar largas horas en esa posición retando la paciencia de sus predadores, que una vez frustrados se alejan al no poder romper su coraza.

Con más de 20 subespecies conocidas, el armadillo se expandió con el paso del tiempo a Norte América, donde se ha multiplicado con mayor velocidad dada la ausencia notable de predadores naturales de este hábil excavador de orugas, hormigas y gusanos.

El comercio ilegal de especies y la creciente demanda de la medicina tradicional en sudamérica, china y vietnam, han aumentado la caza furtiva de especies como el armadillo gigante y el pangolín, reduciendo el número de individuos en vida silvestre. Por ello la Unión Internacional para la Conservación de especies, ha colocado a todas las especies de Pangolines en Peligro Crítico de extinción ante el creciente tráfico ilegal que atentan contra este animal solitario.

La acción del hombre sobre las selvas y bosques está llevándolos a niveles peligrosos, desde enfermedades como la lepra hasta los incendios forestales del Amazonas para expandir las áreas de pastoreo y cultivo están amenazando a esta especie en una manera alarmante.

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

Lee también...