Logo
AuyanTepuy

Auyan Tepui. Donde comenzó la creación...

El sitio más antiguo de la tierra, con más de 4,000 millones de años de antigüedad. Aun virgen, y refugio de miles de especies. Es el mejor sitio para turismo de aventura del mundo.

El sur de Venezuela, en Roraima dentro del Parque Nacional Canaima, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994, están uno de los fenómenos geológicos más llamativos de la geología: Los Tepuyes, montañas que emergen abruptamente de la sabana con paredes verticales tan altas que son un espectáculo a la vista.

Sus laderas empinadas han sido barrera natural que ha permitido que su flora y fauna hayan permanecido intactas y endémicas en sus cimas hasta el día de hoy, desde la época de antes de los mismos dinosaurios. Incluso, por ello, ha sido motivo de muchos mitos y rumores sobre la existencia de ellos, al igual que en el Amazonas. Muchos aventureros han querido develar sus secretos, desde aventureros como Jimmy Angel, hasta fundaciones tan serias como la National Geographic.

Este primero, fue quien por accidente, buscando según se cuenta un Rio de Oro como en las tantas leyendas del Amazonas y del sur de Venezuela, visualizó el salto de agua más alto del mundo, con 979 metros de altura. La que es hoy conocida como el Salto El Ángel, una de las maravillas naturales del mundo, cuyo nombre indigena pemón es kerepakupai vená.

Este fenómeno geológico, es uno de los tantos que se ven alrededor de los tepuyes, o “morada de los dioses” en lengua de los indios Pemón. Pero es solo una faceta, en sus faldas la diversidad de animales que proliferan es increíble. Desde jaguares, osos hormigueros, nutrias gigantes, zorros, armadillos, águilas arpías, monos araguatos, halcones palomeros, guacamayas, diminutos colibríes, boas, anacondas o nuestras amadas serpientes cuaimas, que cariñosamente le ceden el calificativo al fuerte carácter de algunas mujeres venezolanas.

Los tepuyes en su mayoría están en Venezuela, como el Autana, Auyan Tepui, Kukenan, o la Neblina. Pero también los hay en Brasil y Guyana, países colindantes con la patria bonita de Bolívar. Y desde campamentos base en los poblados indígenas de la zona, puedes hacer excursiones con ellos hasta pernoctar en sitios permitidos, atravesando ríos, caminando por la selva, escuchando el sonido de la naturaleza, viendo el cielo estrellado más espectacular que tus ojos hayan visto, o viendo como las nubes se estrellan contra las laderas de estas montañas sagradas y se arremolinan.

La zona es muy rica en vegetación autóctona, preservada de manera prístina por miles a años y nunca alterada por el hombre. A sus faldas, muchas especies de animales como colibríes, armadillos, serpientes nutrias, guacamayos, monos, entre muchas otras especies.

Hacer turismo de aventura en esta zona, es retroceder en el tiempo. Para aquellos más románticos es un viaje de introspección, de unirse con la naturaleza y la creación. Conocer donde quizás Dios puso de primero su dedo al comenzar a crear este bello mundo donde vivimos, y el cual debemos conservar.

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)
Tagged under senderismo, venezuela auyantepuy
Equilibrium lo natural como estilo de vida es marca registrada de Mexican Publishing Advertising Sa de CV