Colibríes

Colibríes de México y Norteamérica

Los colibríes, aún con su reducido tamaño, son uno de los grupos de aves más numerosos y diversos.

Endémicos del continente americano son inconfundibles por su morfología, conducta y hábitos.

Todas las especies comparten las características que nos vienen a la mente al pensar en ellos: tienen picos largos y delgados, largas lenguas tubulares que utilizan para alimentarse del néctar de las flores y un aleteo sumamente veloz. En México se pueden encontrar, en gran parte de su territorio y en diferentes etapas del año, 57 de las 330 especies de colibríes registradas desde Alaska hasta Chile hasta el 2014 y 13 de esas especies son endémicas del país.

Sus hábitos alimenticios lo convierten en uno de los más importantes polinizadores del planeta ya que se ha llegado a observar su relación con la reproducción de más de mil especies de plantas que, al verse amenazadas por la sobre explotación forestal o de otros tipos, han ido disminuyendo en número y esto provoca que 18 de las 57 especies de colibríes presentes en México y Norteamérica se encuentren en riesgo o incluso ya en peligro de extinción, número que representa a 32% de estas 57 especies norteamericanas.

En el folklor nacional, los mayas consideraban al colibrí el portador de los pensamientos y deseos del hombre al haber sido creado por los dioses a partir de una piedra de jade pues ya no contaban ni con maíz ni con barro para crear a quien se encargaría de dicha tarea, los aztecas también lo mencionan en una de sus leyendas como la forma que tomara Huitzilopochtli para guiar a su pueblo durante su peregrinar desde Aztlán hasta a Tenochtitlán.

En sí todas las especies de colibrí forman una familia de aves única y muy especial, no sólo por su labor en la polinización de las plantas si no por su fisionomía. Pueden batir sus alas a una frecuencia de 80 o hasta 200 veces por segundo según la especie, son la única ave que puede volar hacia atrás, por su velocidad de vuelo son también las únicas que pueden planear su vuelo y son una de las aves descubiertas más pequeñas del planeta.

El colibrí más pequeño conocido, el colibrí zunzuncito o elfo de las abejas (Mellisuga helenae), mide apenas 5.5cm de pico a cola y es exclusivo de Cuba mientras que el más grande, el colibrí gigante (patagona gigas), llega a medir hasta 25 cm. Sus diversas especies están presentes en todo el continente y reciben muchos nombres, en México se les llega a llamar “Picaflor” o “Chupamirtos”, en el resto del continente reciben nombres como “Pájaro mosca”, “quindes”, “tucusitos” o “chuparrosas”.

Aunque su estado de riesgo general y peligro de extinción de algunas de las especies es directamente debido a la deforestación de su hábitat y al cambio climático, todas las especies de esta ave se encuentran contempladas en el apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres que registra especies no amenazadas de extinción pero cuyo comercio debe controlarse para evitar que lleguen a estarlo.

Como mexicanos debemos prestar especial atención a las especies “Coqueta de Atoyac” y “Colibrí Tijereta Mexicano” que ya se encuentran amenazadas.

Para contribuir con los colibríes, al mismo tiempo que reciclar botellas plásticas. Puedes elaborar un comedero para colibríes con agua azucarada y disfrutar del gracioso y rápido aleteo de estas bellas aves en tu propio balcón.

Si tienes un jardín, siembra flores por doquier y dale alimento a las abejas y a los colibríes. Verlos “brincar” de flor en flor es simplemente hipnótico.

Así que ya lo sabes, estas aves son presagios de buenos tiempos por venir y mensajeros de buenas voluntades, además de polinizadores naturales que embellecen tu día a día, y a partir de ahora ¡ayúdanos a cuidar su ambiente para que sobrevivan muchos siglos más!

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

ebay-espana-ecoturismo

Lee también...

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios