El Manglar

El Manglar, entre dulce y salado.

El Manglar, es más que la suma de muchos árboles de Mangle, al que debe su nombre; es todo un ecosistema gracias a su acción de barrera natural entre el mar, y los ríos. Es por lo demás un riñón natural que actúa entre el mar y las costas.

Este árbol tiene la peculiaridad de tolerar condiciones de alta salinidad del agua del mar, y utilizarla a su favor. Crece y se reproduce con fuerza en aquellos puntos donde los ríos desembocan al mar, y se convierte en un regulador de los niveles de salinidad que permean del mar a los mismos, al absorber la sal y procesarla en sus tallos y hojas.

Existen diversos especies de mangle en las costas tropicales y subtropicales del continente americano.

  • Mangle blanco, Laguncularia racemosa
  • Mangle rojo, Rhizhophora mangle
  • Mangle negro, Avicennia germinans
  • Mangle jeli o gris, Conocarpus erectus

Sus raíces entrelazadas conforman un escudo natural para cientos de especies de peces, crustáceos, moluscos, animales; y en sus densas ramas, a miles de aves que migran desde otras latitudes. Estas raíces pueden conformar cuevas naturales para especies como la nutria, caimanes, entre otros.

Su adaptación a la topografía accidentada de las costas, evita que las mareas y el viento procedentes de mar adentro, erosionen las mismas; al tiempo que sirve de barrera de contención para que los materiales orgánicos procedentes de los ríos, se diluyan en el mar.

Los ecosistemas de manglares son completos y casi autónomo. De la riqueza de la materia orgánica acumulada procedentes de los ríos, proliferan moluscos, crustáceos; de los cuales se alimentan los peces; los cuales a su vez son el sustento de otros como los reptiles, mamíferos y aves migratorias que lo habitan y se reproducen en él.

Lamentablemente, a nivel mundial la tala indiscriminada y la actividad turística que busca nuevos espacios al borde el mar, acaban con los manglares más rápido de lo que éste tiene la capacidad de reproducirse. Un ejemplo claro de esto es la zona de Bávaro, en la República Dominicana, donde todo un manglar ha pasado a ser drenado y rellenado para dar cabida a cadenas hoteleras que han acabado con este ecosistema, toda legislación ha sido inútil ante la ambición de empresarios y la corrupción de políticos que han buscado lucrarse del valor inmobiliario de esas zonas.

También la zona de Cancún, en México ha sido objeto de la devastación de ecosistemas enteros para la construcción de obras civiles de forma indiscriminada e ilegal. Los marcos legales que protegen estas áreas y su fauna, como el manatí, han sido violentados gracias a la corrupción imperante en nuestros países; como la ambición desmedida de los inversionistas que en función del progreso económico acortan la vida de nuestro planeta por un beneficio económico inmediato. Una visión a corto plazo que lamentablemente comparten algunos líderes mundiales como Donald Trump, que obvian las señales que el planeta nos da, con tal de llenar los bolsillos.

Hay que proteger los bosques de manglar, no solamente son árboles, son todo un ecosistema que prestan servicios ambientales al planeta desde las zonas costeras. Por cada árbol derribado, cientos o miles de especies mueren con él; y con ellos, nosotros mismos!

Pin It
5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

ebay-espana-ecoturismo

Lee también...

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios