cadena alimenticia

Qué pasa con la cadena alimenticia cuando desaparece una especie?

Podemos vivir sin abejas? o qué pasa si se contamina el océano con petróleo?

El impacto de las acciones del hombre, consciente o inconscientemente afectan no sólo a una especie. No es cuestión de lamentarse de que desaparezca la vaquita marina o el tigre de Tasmania; el punto es que el impacto va más allá, e inconscientemente otras especies sufren las consecuencias.

La cadena alimenticia: Todos estamos atados unos con otros.

Una cadena alimentaria es una secuencia lineal de organismos a través de los cuales se mueven la energía y los nutrientes cuando un organismo se come a otro.

Una sola cadena múltiples eslabones. Echemos un vistazo a las partes de una cadena alimentaria, comenzando desde abajo por los productores y avanzando hacia arriba. En la base de la cadena alimentaria se ubican los principales productores o llamados autótrofos como lo son plantas, algas o cianobacterias.

Los organismos que comen productores primarios se conocen como consumidores primarios. Los consumidores primarios a menudo son herbívoros que comen plantas, como el conejo de los volcanes, a pesar de que también algunos de estos pueden ser consumidores de algas o bacterias.

Los organismos que comen a los consumidores primarios se conocen como consumidores secundarios Estos consumidores secundarios generalmente comen carne: en otras palabras son carnívoros.

Los organismos que comen consumidores secundarios se conocen simplemente como consumidores y son carnívoros que comen carnívoros, como el pescado o las águilas.

Algunas cadenas alimentarias tienen niveles adicionales, como los consumidores cuaternarios: carnívoros que se comen a los consumidores. Los organismos en la parte superior de la cadena alimentaria se conocen como depredadores.

Veamos un ejemplo más práctico:

Las algas verdes son los principales productores que son consumidos por los mariscos, sus consumidores principales. Luego, los moluscos se convierten en la cena de Cottus cognatus, un pez que es un consumidor secundario, que a su vez es la comida de otro pez, el salmón imperial, un consumidor terciario.

Cada una de las categorías anteriores se conoce como nivel trófico y refleja cuántas transferencias de energía y nutrientes, cuántas medidas de consumo, un organismo diferente de la fuente inicial de la cadena alimentaria, la luz, por ejemplo. Sin embargo asignar organismos a niveles tróficos no siempre es obvio, los humanos, a modo de ejemplo, son omnívoros que pueden comer plantas y animales.

Los organismos descomponedores, un nivel aparte

Hay otro grupo que vale la pena mencionar, aunque no siempre aparece en los diagramas de la cadena alimentaria. Este grupo es el de los descomponedores, los organismos que degradan la materia orgánica muerta y los desechos; los cuales a veces se consideran como un nivel en sí mismo.

Como grupo, consume lo muerto y los productos de desecho que provienen de los otros niveles tróficos, a modo de ejemplo, consumen materia vegetal podrida, el cuerpo medio comido de una ardilla o los restos de un águila muerta. En cierto modo, el nivel de los descomponedores es paralelo al de la jerarquía típica de consumidores primarios, secundarios y terciarios.

Los hongos y las bacterias son los descomponedores vitales de los ecosistemas: utilizan energía química en la materia muerta y los desechos debido a sus propios procesos metabólicos. Otros descomponedores son los saprófagos, consumidores de residuos y de otros materiales en proceso de descomposición. Estos son generalmente animales multicelulares como lombrices de tierra, cangrejos, babosas o hasta los buitres. No sólo se alimentan de materia orgánica muerta, sino que la fragmentan, permitiendo a su vez que bacterias y hongos hagan el trabajo final de descomposición y reciclaje de la materia.

Cómo puedes en ver la cadena trófica, cada eslabón está ligado al próximo nivel, hacia arriba y hacia abajo, y la desaparición de uno de esos eslabones representa un impacto en los los otros seres que dependen de esa especie en peligro de extinción quienes recibirán menos energía en el ciclo de la cadena alimentaria; o si su fuente de alimentación es exclusiva y dependiente de la especie que desaparece significa su sentencia de muerte también.

Un tiburón ballena depende del krill para su supervivencia, así como el Koala depende del árbol de eucalipto. Si un derrame de petróleo en las aguas del Golfo de México, o los incendios forestales consumen los árbole en Australia, no son sólo los arboles o el krill quienes están en peligro, sino las otras especies que dependen de ella. De la contínua presión del hombre sobre el ambiente, se desequilibrarán los niveles tróficos hasta llegar al punto de afectar a la misma humanidad, que se encuentra en el tope de la cadena alimenticia.

Podemos prevenir la ruptura de la cadena alimenticia?

Los planes de conservacion de zoológicos , planes gubernamentales y organizaciones privadas son esenciales para prevenir la rutpura de la cadena y salvar ecosistemas completos.

Con el estado cada vez peor de algunas especies que pasan de estar amenazadas hasta estar en peligro, es gratificante ver el progreso que están logrando algunos avicultores en la actualidad, como un ejemplo de planes de reintroducción animal.

Los faisanes del mundo se encuentran en una situación muy poco envidiable en este momento, pero algunos criadores estadounidenses y europeos en particular, tienen programas activos para la propagación en cautiverio de especies en peligro de extinción como medio para asegurar su supervivencia.

Un ejemplo es el la organización Pheasant Trust en Norwich, Norfolk, Reino Unido, la cual ha hecho grandes avances sobre la reintroducción del faisán Lophura swinhoei de Swinhoe en una reserva en su Formosa natal, o Taiwán.
Los proyectos de reintroducción no son fáciles y son propensos a problemas especiales. Los pájaros no son simplemente liberados en la naturaleza un buen día, ya que seguramente morirían.

Afortunadamente, los faisanes como grupo se prestan particularmente bien a proyectos de este tipo siempre que se puedan garantizar ciertas condiciones.
En primer lugar, es importante que exista un hábitat natural adecuado para las aves donde puedan encontrar todos los requisitos necesarios en cuanto a alimento, refugio y cobertura de nidificación. Además, es esencial que el hábitat, especialmente donde se realizan las liberaciones iniciales, pueda protegerse de la perturbación humana y la depredación. Por esta razón, los esquemas de reintroducción exitosos se limitan a las reservas de vida silvestre con el personal adecuado.
En segundo lugar, es necesario que el propio procedimiento de liberación se lleve a cabo correctamente. Las aves deben acostumbrarse a buscar su propia comida en un gran recinto de aproximadamente dos acres, y al llegar al sitio de liberación, deben estar en un recinto temporal a prueba de depredadores durante varias semanas hasta que se hayan asentado.

A partir de entonces, se liberan tres o cuatro aves a intervalos de dos o tres días, y se les proporciona comida y agua a diario justo fuera del corral de retención. Como regla general, las aves liberadas de esta manera no se alejan mucho y aprenden rápidamente a regresar al corral cuando tienen hambre.

La alimentación debe continuarse durante varias semanas después de que todas las aves hayan sido liberadas y hasta que el alimento ya no sea necesario. Los mejores resultados parecen obtenerse cuando se publican en años posteriores y se pueden realizar en la misma zona.
Cada vez es más claro que la mayor contribución a la conservación que puede hacer la avicultura radica en la reproducción exitosa en cautiverio de aves amenazadas de extinción y, a partir de estos núcleos cautivos, la posterior liberación de la progenie en hábitats nativos, si es que están disponibles.

Un proyecto de reintroducción solo puede tener éxito si existe un hábitat adecuado para el ave en cuestión. Los efectos de repoblar un ecosistema con animales endémicos es sorprendente.

Otro caso exitoso, y mencionado constantemente como referente, es la reintroducción de lobos salvajes en Norteamérica, los cuales una vez empezaron a reproducirse en libertad, ayudaron a controlar la sobre población de especies en la cadena alimentaria que a su vez diezmaban los recursos de otras especies de la cadena alimentaria animal.

Cuando hacemos énfasis en la conservación de los recursos, cuando hablamos de sustentabilidad y la preocupación acerca del cambio climático, no hablamos de temas abstractos, estamos hablando de nuestro futuro mismo; y creo que los momentos que vivimos han sido una demostración de cómo el impacto negativo de nuestras actitudes hacia el planeta nos está alcanzando.

Necesitas alguna otra razón para estar en Equilibrium con el mundo que te rodea?

3.6 1 1 1 1 1 Rating 3.60 (5 Votes)

ebay-espana-ecoturismo

Lee también...

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios