senderismo con niños

Senderismo con niños. El inicio de un camino hacia el amor a la naturaleza

Iniciar a tus hijos en el excursionismo puede ser un hito en sus vidas.

Con un poco de planificación y previsión, caminar con niños puede ser una experiencia divertida y gratificante; o puede ser una pesadilla por falta de planificación.

El senderismo es una forma maravillosa de ayudarlos a desarrollar amor y respeto por la naturaleza, estimular su imaginación y alentarlos a mantenerse activos.

Sus primeros pasos en la senda.

Si amas la naturaleza y quieres compartir e infundir con tus hijos esa pasión, puedes comenzar leyendoles en casa algunas historias con sus personajes animados. Se encuentran disponibles varios libros para niños sobre caminatas: "El curioso George va de excursión", "Snoopy de caminata", "Los osos de Berenstain abren un sendero" y "Ovejas de caminata", por nombrar algunos.

Las historias te dan la oportunidad de hablar sobre las expectativas antes de salir de casa y te dan algo a lo que referirte en el camino.

Es importante hablar con ellos acerca de la ruta: Qué pueden llegar a ver, desde la fauna y flora local, hasta la historia del trayecto

Hacer las primeras rutas con niños requiere de mucha paciencia, y claro, mucho amor. No puedes llevar a tus hijos con el pedal en el acelerador, pues ellos no tienen la misma resistencia que tú, ni velocidad; de lo contrario, de la frustración encontrarás un rechazo monumental al proponer un nuevo reto en la montaña.

Dónde ir?

Inicie a los niños pequeños en senderos cortos sobre terreno fácil, quizás cerca de la ciudad en un parque nacional. En términos de capacidad, los niños pueden cubrir alrededor de 1 milla por cada año que tengan edad.

Es posible que no quieran caminar tan lejos, pero probablemente tengan la capacidad de hacerlo y mantenerlos ocupados con actividades en el camino (rocas para escalar, agua para salpicar, etc.).

Esta es la oportunidad de ensuciar la ropa sin miedo a los reproches, es el momento ideal de distención de la rutina y es importante que así se lo hagas ver. Ayúdalos a disfrutar de la naturaleza líbremente y a su propio paso.

Los niños mayores a menudo están motivados por la promesa de algo al final de un sendero como una vista panorámica o una cascada; si ya tiene un móvil, motívalo a tomar fotografías para compartir con sus amigos y familia. Te aseguro que guardará esas fotos como el mayor tesoro de por vida (Yo tengo fotos de mis excursiones después de 35 años).

No olvide planificar los descansos en el baño y las paradas de descanso en el camino. La hidratación es vital, por lo que equipa a tu hijo con una mochila acorde a su edad, y aprovisiónalo con su agua y algunos snacks saludables como barritas energéticas, chocolates negros sin tanta azúcar y frutas deshidratadas que no se dañen en el camino.

Ropa y calzado:

Idealmente, los niños (como los adultos) deben estar preparados para cualquier clima y vestidos en capas. También deben tener acceso a ropa de lluvia adecuada. Para evitar los pies adoloridos y cansados es imprescindible usar botas de montaña o zapatillas con suficiente agarre para evitar accidentes.

Deje que pruebe los zapatos en casa y que camine con ellos por varios dias para acostumbrarse y aflojar los mismos. Esto le evitará ampollas .

Agua y refrigerios:

Como mencioné. Traiga un montón de ambos. Trate de evitar traer bocadillos cargados de azúcar y cafeína. Causan picos (luego accidentes) en los niveles de energía y tienden a promover la deshidratación.

Seguridad y emergencias.

Conozca los conceptos básicos de la administración de primeros auxilios. Las reacciones alérgicas a insectos o plantas pueden volverse urgentes rápidamente.

Háblales acerca del riesgo de encontrar serpientes y qué hacer en caso de ello.

Mantenga a los niños en el camino y a la vista en todo momento.

Manténgalos alejados de plantas venenosas, salientes empinadas, voladizos y caídas potencialmente peligrosas.

Un pequeño botiquín de primeros auxilios es ideal para caminatas cortas en caso de rasguños accidentales o picaduras de insectos.

Es importante que antes de salir hables con tus hijos y le expliques la ruta de senderismo. De dónde salen, a dónde llegan. Así como poner en su mochila un papel con teléfonos de emergencia para él en caso de separarse. Informa a otros de tu ruta, hora de salida y llegada; y si es a un parque nacional, regístrate en el libro de visitantes para que los guardaparques tengan constancia y control tanto de tu entrada como de tu salida del lugar.

Si estás acostumbrado a practicar el senderismo, sabes que no firmar la salida en el libro de visitas puede ocasionar que un guardaparques inicie una búsqueda innecesaria de tu paradero.

Si tú o tu hijo tienen circunstancias de salud, lleva los medicamentos que pudieras llegar a requerir, como un Epipen si es muy alérgico.

Equipo esencial:

Dependiendo de la duración de la excursión y del clima, el cual debes revisar previamente. Las toallitas húmedas son excelentes para limpiar y también sirven como papel higiénico si es necesario (traiga bolsas de plástico herméticas para llevarlas a casa).

Lleve siempre una brújula y un mapa (en caso de no contar con un GPS), una linterna, fósforos impermeables, antiparasitario, protector solar y un silbato.

Si hay posibilidades de lluvia, un impermeable es vital.

El senderismo ofrece la oportunidad perfecta para inculcar en los niños un amor y respeto por la naturaleza que durará toda la vida.

Enséñales a respetar la naturaleza y a no recolectar plantas o animales en el camino.

Cantar canciones de campamento (en voz baja) o diseñar una simple búsqueda del tesoro en la naturaleza es una excelente manera de involucrar a sus mentes y enseñarles sobre el medio ambiente.

Si te gustan las aves, enséñale a apreciar el canto de las aves y juega a identificar y replicar sus armonías.

Puedes enseñarle a utilizar aplicaciones móviles para al llegar a casa identificar las especies de los animales de sus fotos.

La mayor recompensa de iniciar a tus hijos en esta actividad es la de dejar marcado en su corazón el amor por la naturaleza, el respecto a los animales; y la oportunidad de estrechar tus lazos con él de una forma que nunca olvidará.

Al momento de escribir este artículo, se me aguan los ojos de añoranza y recuerdos de personas que aún permanecen en contacto. Mis inicios en el Centro Excursionista Loyola, mis noches de acampada en el Camping Rincón Grande entre noches de fogatas y guitarras son los recuerdos que más atesoro de mi infancia.

Comienza a escribir el libro de recuerdos de tus hijos ya!

Pin It
5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)
Tagged under senderismo, consejos

ebay-espana-ecoturismo

Lee también...

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios