senderismo con perros

Senderismo con perros. 9 consejos básicos

Si crees que no hay nada mejor que salir a la montaña. Hacerlo con tu mejor amigo peludo lo es!

Salir a tomar aire fresco, estirar las piernas y disfrutar el paisaje son algunas de las cosas que nos impulsan a ponernos las botas y echarnos una mochila a la espalda. Esos placeres no son únicos para nosotros, nuestro amigo de cuatro patas lo disfruta tanto como tú, y hacerlo contigo para él es toda una aventura. No se lo ves en la cara?

Ante todo, y al igual que al prepararte para una excursión por una vereda, la preparación lo es todo. Y así como cuidas de tu perro en casa, aún más debes hacerlo para él, y prevenir cualquier accidente o consecuencia desagradable. Después de todo, el no te va a hablar y decir lo que siente claramente.

Sigue estos consejos básicos para disfrutar la experiencia de montaña con tu perro

  1. Obedecer todas las leyes de correa

Dejar nuestro perro en libertad de explorar es todo un placer. Verlo oler cada rama, disfrutar de una breve carrera, dejarlo irse adelante y explorar independientemente son algunas de las cosas que nos atraen al traerlo en el viaje. Pero no todos los lugares son aptos, o el momento es el indicado.

Muchas personas tienen miedo de los perros, o tienen un perro con una correa que podría ser agresivo con los suyos. En senderos con mucho tráfico de personas es necesario tener a tus perros al alcance de la correa y evitar incidentes.

Algunos países incluso codifican la conducta de los perros con el color de la correa. Verde si es amistoso, naranja si es agresivo. Es importante tener a mano tu correa y mantener cierto control de la curiosidad de tu mejor amigo en la ruta de senderismo.

Recuerda poner las etiquetas en el collar de tu perro con tu teléfono, el nombre del perro y ponerle microchip en el veterinario en caso de que se extravíe. Si eres ávido de la tecnología puedes colocar un collar electrónico con gps para poder rastrearle si se pierde.

Por otro lado, hay parques nacionales o parques regionales en los cuales puedes llevar o no tu perro libremente, con correa; o simplemente está prohibido llevarlo. Esto se debe a protecciones a la fauna local o cuán transitado es el parque.

Paralelamente, la obediencia es un factor determinante. Tu autoridad sobre tu animal es esencial. La correa es sólo parte de la ecuación. Si tu perro no te obedece, no debes llevarlo suelto.

  1. Recoger después de su mascota

El excremento de tu mascota contiene niveles dañinos de bacterias que pueden dañar e interrumpir la vida silvestre local, los hábitats nativos y los suministros de agua subterránea.

Algunos senderos en parques un poco más urbanos tienen dispensadores de bolsas y basureros para recoger y depositar los excrementos, pero otros no. Es importante que lleves contigo una bolsa para sus deposiciones, o una pala para enterrar a unos 20 cms. de profundidad sus heces sin afectar el entorno.

  1. Trae suficiente agua y comida para dos

Sabías que los perros no sudan? Por eso jadean de forma constante y dejan la lengua afuera para controlar su temperatura.

Llevar suficiente agua en tu camelback y un plato plegable es necesario para ayudarle a refrescarse.

Evita que beba agua de charcas y pozos que puedan contener bacterias o parásitos. Así como fuentes de agua salobre que descomponen su sistema digestivo y pueden traer graves consecuencias como diarrea y deshidratación, de forma muy rápida, sin alcance de un veterinario.

Puedes ponerle un poco de electrolitos a su agua, como un pedialyte o sobres de bebidas isotónicas no azucaradas para ayudarle. Si lo mantienes hidratado no beberá agua de donde no debe.

Al igual que tú, él necesita calorías para mantener las energías. Lleva contigo snacks para el camino para los dos y haz paradas para reaprovisionar las reservas energéticas de vez en cuando.

Si la caminata es muy larga, hay mochilas especialmente diseñadas para que él lleve sus propios suministros. Y no es mala idea. Un perro puede cargar mas o menos el 25 por ciento de su peso corporal, dependiendo de la raza y su condición.

  1. Asegúrese de que Fido esté en forma para el sendero

Los perros muy jóvenes y los perros muy viejos simplemente no pueden manejar la misma longitud o intensidad del sendero que otros perros. Sea respetuoso con los límites de su perro y no lo exija al agotamiento.

Perros de trabajo y de cacería son proclives a la actividad física y son resistentes para llevarlos en un viaje tipo odisea. Pero aún así, si no llevas a tu perro gradualmente a un excelente estado físico, puede que el paseo sea un fracaso. El necesita entrenar previamente igual que tú.

Si nota que su perro está echado, jadeando intensamente o haciendo espuma en la boca, sin hablar te está diciendo que necesita enfriarse, reducir la velocidad y posiblemente dar la vuelta.

  1. Considere un botiquín de primeros auxilios para mascotas

Explorando, las mascotas pueden meterse fácilmente en una vereda o en medio de los matorrales. Consulta con tu veterinario cuáles medicamentos deberías llevar contigo para atender cualquier emergencia en caso de una cortadura, picada o que necesites inmovilizar una extremidad.

  1. Senderismo en área de serpientes.

Consulta acerca de la fauna local antes de salir de campamento o senderismo. Los perros pueden ser indistintamente curiosos, perseguir animales y acercarse a ellos sin cautela. Un entrenamiento adecuado les puede evitar un accidente que les cueste la vida como una mordedura de serpiente o espinas en el hocico de un puerco espín.

  1. Moda para la montaña?

Si tu perro es un Husky Siberiano probablemente no le afecte el frío. Sin embargo si es un Weimaraner de pelo corto y es invierno, no es mala idea considerar un sweater.

Así mismo en climas muy calientes, o muy fríos; unas botas pueden ahorrarle ampollas y sangramiento en las patas.

  1. Cuide la boca de su perro

En el camino todo es nuevo para él. Y las 10,000 veces que su olfato es más potente que el tuyo le hará explorar todo con su hocico. Champiñones, totora, excremento de perro, piñas, desperdicios de campistas dañados; son muchas de las cosas que él puede tragar en un instante si no lo monitoreas.

  1. Siempre haz una revisión después de la caminata

En el camino encontrarás insectos que pueden tomar a tu perro como nuevo medio de transporte. Al volver, baña a tu perro adecuadamente, revisa y desparasita si es necesario y tienes dudas de que bebió o comió en el camino. Por supuesto, siempre bajo el consejo de tu veterinario.

Recuerda que todas las razas no pueden practicar senderismo. No pretendas llevar un Pug por 5 días al Himalaya; como tampoco si tu perro es un cachorro o un poco mayor, le exijas subir pendientes de 45 grados por una hora.

La mejor forma disfrutar de la compañía de tu mejor amigo en el sendero, es acostumbrarlo al ejercicio físico regular al aire libre en todo tipo de terreno. Educarlo para que obedezca tus comandos en caso de situaciones de peligro. Y por supuesto, escoger un camino o ruta adecuada a su condición física.

La vida sedentaria no es buena ni para tí ni para tu perro. Disfruta el sendero!

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)
Tagged under senderismo, perros,

ebay-espana-ecoturismo

Lee también...

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios