abeja mielera

Sin la abeja, el mundo corre peligro.

Pocas veces el desequilibrio ocasionado en el mundo por la desaparición de una especie va a ser tan notoria. Si bien han desaparecido especies como la del Tigre de Tasmania, a la cual el hombre se encargó de diezmar y han pasado casi desapercibidas; la de la abeja mielera se hará sentir en las próximas décadas...

La pequeña y trabajadora abeja, sinónimo hasta ahora de laboriosidad y productividad; con aquellos retratos pintorescos de campos floridos y de cultivos rebozantes de vida, pronto pasarán a ser un recuerdo y más que eso, un problema de hambruna mundial más grave que los vividos en Africa en décadas pasadas.

Casi ningún otro animal sobre la tierra tiene una incidencia en la reproducción de las plantas como ella, y por ende en el resto de la cadena alimenticia. Su necesidad de néctar para sus panales nos ha beneficiado por miles de años al transportar adosado en sus patas el polen vital para la reproducción de las flores y cultivos. Sin embargo, nuestra necesidad de alimentar al mundo más rápido y eficientemente han causado un daño colateral gravísimo a la población de éste insecto.

Los plaguicidas no discriminan.

La necesidad de acabar rápidamente con otros insectos que si acaban con los cultivos por parte de las gigantes de la alimentación de forma indiscriminada para obtener cultivos más rentables y menos pérdida de cosechas, se ha llevado por delante a esta especie. No es de extrañarse que en los países donde la población de la abeja se ha reducido más drásticamente sea en los países más industrializados.

Cosechas de muchas plantas están disminuyendo cada día más, y el efecto contrario a querer hacerlas más rentables, está siendo justamente lo contrario, menos productivas.

La interacción de la abeja en el campo y con el ser humano es vital, dependemos el uno del otro, y de desaparecer ésta, nunca en la historia de la humanidad la desaparición de una especie será tan devastadora por sus consecuencias.

La solución no sólo está en la presión a los gobiernos para proteger de plaguicidas nuestros campos, y castigar a quienes por la vía fácil prefieren hacerse de la vista gorda de las consecuencias de sus actos por un beneficio económico a corto plazo, sino en nuestra actitud como consumidores. Debemos comprar cada día más y más productos orgánicos, no sólo por sus efectos en nuestra salud, sino por las consecuencias positivas en este caso de utilizar plaguicidas naturales, que apuntan directamente como un rifle de mira telescópica el problema de aquellos hongos o insectos dañinos, y no tratar de, con un cañón matar a una hormiga, o en este caso, una abeja.

Así mismo te instamos a apoyar a los apicultores locales, ellos son la principal barrera de defensa de esta especie, no sólo protegiéndola, sino brindándonos los beneficios que la miel tiene a nuestra salud. Hoy en día la miel ya no sólo está comprobado que es beneficiosa para la salud, sino que además, dependiendo de las flores y zona de cultivo, tienen sabores diferentes y propiedades que las hacen no sólo un gusto, sino una exquisitez.

Si quieres ayudar, aquí te enseñamos cómo hacer una colmena a partir de popotes usados!

Pin It
5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

ebay-espana-ecoturismo

Lee también...

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios