manga gastrica

Me hice la Manga Gástrica, pero nadie me dijo que….

Hace cuatro años y medio atrás me realice la cirugía de Manga Gástrica

En mi caso particular no era que estaba significativamente obeso, sino una predisposición genética a la gordura y un amor a los deportes que no podía satisfacer plenamente con el peso que tenía.

Sin embargo, hay muchas cosas que he aprendido a los golpes después del procedimiento quirúrgico, que ningún médico te dice y solo amigos y familiares que se la hayan realizado te pueden decir. Aquí quiero adelantarte algunas cosas que debes tomar en cuenta si piensas realizarla o si acabas de hacerla y estás en el proceso.

Hipertensión arterial, apnea, diabetes mellitus; la obesidad severa causa problemas de salud y riesgo de complicaciones de padecimientos de enfermedades regulares.

Las razones para hacerse esta cirugía son muy personales, pueden variar desde razones de salud simplemente hasta psicológicas como querer mejorar la autoestima, y ¿por qué no? la aceptación social.

Hay personas que su condición de estar en sobrepeso sufren de ansiedad de ser aceptado, gracias a los paradigmas de belleza que los medios y la publicidad establecen como aceptables hoy día. Otros, se encuentran en un punto de sus vidas donde su calidad de vida se ve en detrimento por el exceso de peso.

El cambio que supone esta cirugía lo viví a dos niveles en lo personal:

Hábitos alimenticios.

Mi cerebro de gordo a las pocas semanas de haberme realizado la cirugía me urgía a llenar el plato con comida con gran cantidad de alimentos, con las mismas comidas que antes solía disfrutar. ! Oh, sorpresa ! Los alimentos fritos en aceite, no sólo me causaban gases y acidez al tratar de digerirlos; me daban repulsión. Mi cuerpo, me pedía al menos una vez por semana un buen trozo de carne, sólo, jugoso. No podía ver el plato lleno de comida, pues pasé par de malos ratos al comer de más y tener que vomitar de vuelta. Al comer menos cantidad, mi cuerpo entre comidas gritaba desesperado por más alimento, y empecé a comer las 5 veces recomendadas, no porque me lo indicara el doctor, sino porque lo necesitaba obligatoriamente y los bajones de energía eran la primera señal de alarma de que tenía que echarle algo al estómago corriendo.

En lo personal, te recomiendo que esas entre comidas, sean lo más nutritivas posibles, cero botanas o refrescos, sino fruta y nueces que te llenan y alimentan. Luego tus comidas a horas regulares, preferiblemente bien balanceadas nutricionalmente pues tu cuerpo ahora tienen otro ritmo y necesidades.

Psicológicamente

El primer efecto a las varias semanas de tener que empezar a re evaluar lo que tenía en el closet y prácticamente tener que comprar todo de nuevo, es muy positivo. Mi autoestima subió por las nubes, empecé a notar que las chicas me miraban más (¡en serio!), la gente te lanzaba piropos y te alentaba. Socialmente, y duele decirlo, te tratan de otra forma. Hay un nuevo balance, a medida que pierdes más peso, te sientes con más energía, y más activo eres en todos los aspectos de tu vida: en el trabajo, deporte , con tus hijos al salir al parque, no puedo parar de describir.

Tu carácter cambia, que nadie me diga lo contrario, eres más afable y social, y cualquier rastro de depresión que la gordura te causaba socialmente desaparece.

Sin embargo, y puedo afirmarlo con mucha certeza, aunque no por mi persona; en parejas casadas este efecto es un reto a la estabilidad matrimonial. Hay quienes de pronto se ven en una situación de creerse tan atractivos después de ver que los piropos llueven de todas partes, que súbitamente, si las bases no están bien sentadas, los matrimonios se destruyen. El ego crece a tal magnitud, que se cree ser y estar por encima de la pareja, y los parámetros se pierden. Ya he visto varios casos de cerca en que la otra persona entra en una especie de crisis emocional de querer gustar más, y creer tener derecho a algo mejor sin medir las consecuencias. Los índices de infidelidad aumentan. Esto es un secreto a voces en los consultorios médicos de cirujanos bariátricos, de los cuales no se habla; pero sucede.

Esa cuota extra de energía que se siente, es importante canalizarla en actividades positivas como el deporte y el trabajo, no sólo por la necesidad de enfocarla positivamente, sino por otra más concreta. Tu piel, si eras muy obeso, está estirada, y al bajar de peso tan rápidamente tenderá a distenderse de forma irregular si no tienes buen tono de piel. En otras palabras, la piel puede arrugarse, y solo con buena alimentación y ejercicio podrás evitar al par de años hacerte una abdominoplastia, o quedar con los brazos y papada colgados, con un aspecto de ciruela pasa.

En mi caso fue la mejor decisión de mi vida, pues supe enfocarme bien, y ser lo suficientemente aplicado con mi dieta. Te insto a que no solo vayas a un cirujano antes de la cirugía, sino a un psicólogo y revises con detalle tu situación. Tu vida va a cambiar, y debes prepárate para ello.

Recuerda, esta es mi experiencia personal. Sea que estés en sobrepeso hasta sufras de obesidad mórbida, si estás pensando en realizarte una cirugía bariátrica; consulta también con tu doctor los otros tipos de cirugía como la banda gástrica ajustable, el bypass gástrico, etc. dependiendo de tu índice de masa corporal, tu nutrición, estilo de vida y hasta tu estado psicológico. Todo procedimiento médico tiene consecuencias al reducir la longitud del intestino delgado, o eliminar parte o el resto del estómago; aunque los resultados a mediano plazo serán formidables.

Lo cierto es que si te la haz hecho, tu vida ahora tiene que estar en equilibrio, y lo natural tiene que ser tu estilo de vida!

Tagged under manga gastrica cirugia