depresion

Psicobióticos podrían complementar tratamientos contra autismo, ansiedad, depresión y bipolaridad

El proceso inflamatorio asociado a la alteración de la microbiota puede interrumpir la comunicación entre el intestino y el cerebro e incidir en el desarrollo de trastornos neuropsiquiátricos

Investigaciones en torno al eje intestino-cerebro llevadas a cabo en animales confirman la influencia de las bacterias intestinales en el desarrollo del cerebro a lo largo de la vida

Por su capacidad para limitar procesos inflamatorios en el tracto digestivo, así como el crecimiento de bacterias patógenas en el estómago e intestino, el uso de probióticos con propiedades psicotrópicas —también conocidos como psicobióticos— podría complementar los tratamientos de autismo, ansiedad, depresión y bipolaridad.

De acuerdo con el estudio Salud mental y microbiota intestinal, del Biocodex Microbiota Institute, gracias a las investigaciones en torno al eje intestino-cerebro llevadas a cabo en animales, hoy se sabe que las bacterias intestinales influyen en el desarrollo del cerebro a lo largo de la vida, en procesos que van desde la formación de nuevas neuronas y el establecimiento de nuevas conexiones entre ellas, hasta temas relacionados con la memorización, conducta social y regulación de la secreción de la hormona del estrés (cortisol), entre otros.1

Provisto de 200 millones de neuronas —que conforman el sistema nervioso entérico— y millones de bacterias2, el intestino se comunica constantemente con el cerebro a través de múltiples mecanismos, por ejemplo, puede ser a través del nervio vago, de las hormonas, del sistema inmunológico, entre otros. Sin estas bacterias, nuestro cerebro sería más vulnerable a agentes infecciosos y moléculas tóxicas3, por lo que cada vez hay más investigadores que buscan opciones de prevención o tratamiento para los diferentes trastornos neuropsiquiátricos mediante la modulación de la microbiota.

La alimentación es un factor indiscutible en la aparición de trastornos mentales y/o en la disminución de los síntomas relacionados, detalla la investigación4: “Algunos alimentos con efectos antiinflamatorios podrían contribuir al equilibrio de la microbiota intestinal y limitar la alteración de la actividad neuronal e inflamatoria. A modo de ejemplo, las dietas sin gluten, ricas en vitaminas, minerales y grasas saludables como los omega 3 y 6, pero pobres en azúcares, podrían tener efectos en la sociabilidad, la comunicación o el estado de ánimo”.

El Biocodex Microbiota Institute es un centro de conocimiento que pone información científica sobre las microbiota a disposición del público en general y los profesionales de la salud. Para tener acceso a información de contenidos más detallados acerca de este y otros temas relacionados, visita el sitio Biocodex

Fuentes:

  1. Salud mental y microbiota intestinal. Biocodex Microbiota Institute, 2019
  2. Influence of gut microbiota on neuropsychiatric disorders. World J. Gastroenterol, 2017:
  3. The Central Nervous System and de Gut Microbiome. Cell, 2016:
  4. Nutrition and Bipolar Depression. Psychiatric Clinics of North America, 2016:

Biocodex México

Fundada en Francia en 1953, Biocodex es una compañía independiente multinacional, basada en altos estándares científicos y de manufactura, con 60 años de trayectoria exitosa. Su actividad inicial se enfocó en el área de gastroenterología, con un producto único: Saccharomyces boulardi CNCM I-745®, el primer medicamento probiótico de este tipo que tiene un efecto positivo en la microflora intestinal. Hoy en día, este laboratorio farmacéutico se transforma más allá de sus raíces, expandiendo su portafolio hacia áreas terapéuticas diversas, como gastroenterología, manejo del dolor, neurología, otorrinolaringología y reumatología. Actualmente, Biocodex tiene venta internacional en 124 países a través de 112 comerciales y 9 subsidiarias: México es una de las más recientes, a partir de 2014.

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)