Calentamiento Global

Calentamiento Global, y cómo ayudar a evitarlo...

Qué es el efecto invernadero en la atmósfera?

El efecto invernadero es el calentamiento que se produce cuando gases específicos en la atmósfera del planeta atrapan el calor.

Estos gases permiten la entrada de luz, pero evitan que el calor se escape, como las paredes de vidrio de un invernadero, de ahí su nombre.

La luz del sol brilla en la superficie de la Tierra, donde se consume la energía y luego se irradia de vuelta al aire en forma de calor. Desde el aire, las moléculas de gases de efecto invernadero atrapan parte de ese calor, mientrás el resto escapa al espacio. La acumulación de estos gases, impide que ese “resto” escape de la atmósfera y eleva la temperatura hacia el interior del planeta.

Los investigadores sabían sobre el efecto invernadero desde que Joseph Fourier, matamático francés que descifro la ecuación del calor, calculó que la Tierra sería mucho más fría al momento en que no tenga atmósfera.

Este efecto invernadero natural es lo que mantiene habitable el clima de la Tierra. Sin ella, la superficie de la Tierra será un promedio de aproximadamente 60 grados Fahrenheit más frío.

En 1895, el químico sueco Svante Arrhenius descubrió que los humanos pueden acentuar el efecto invernadero al producir CO2, un gas de efecto invernadero. Esto impulsó décadas de investigación climática que nos ha dado una comprensión más sofisticada del calentamiento global.

Los grados de temperatura provenientes de gases de efecto invernadero han bajado y aumentado en la historia de la Tierra, pero han sido bastante consistentes en las últimos miles de años. Las temperaturas promedio internacionales se habían mantenido bastante consistentes con ese tiempo, antes de las últimos 150 años.

A lo largo de la quema de combustibles fósiles como el petróleo, junto con actividades relacionadas con la combustión del mismo han generado grandes cantidades de gases de efecto invernadero, especialmente en las últimas décadas. Los humanos actualmente están contribuyendo al efecto invernadero y calentando la Tierra de manera significativa, y los científicos lo han venido advirtiendo.

¿No son naturales los cambios de temperatura?.

La actividad humana no es el único factor que afecta el clima de la Tierra. Las erupciones volcánicas y las variaciones en la radiación solar de las manchas solares, el viento solar y la posición de la Tierra con respecto al sol juegan un papel importante. También lo hacen los patrones climáticos a gran escala como la corriente El Niño. Pero los modelos climáticos que los científicos usan para monitorear las temperaturas de la Tierra tienen en cuenta estos factores.

Los cambios en los niveles de radiación solar junto con partículas diminutas suspendidas en el aire por erupciones volcánicas, por ejemplo, han contribuido solo alrededor del dos por ciento al impacto del calentamiento actual. El resto proviene de gases de efecto invernadero junto con otros factores causados ​​por el hombre, como el cambio en el uso de la tierra.

La breve escala de tiempo de este último calentamiento también es singular. Las erupciones volcánicas, por ejemplo, emiten partículas que enfrían la superficie de la Tierra. Sin embargo, su efecto dura solo unas pocas décadas. Eventos como El Niño también funcionan en ciclos bastante cortos y predecibles. Y, por otro lado, los tipos de fluctuaciones de temperatura global que han contribuido a la edad de hielo ocurren en un ciclo de cientos de siglos.

Durante siglos, las emisiones de gases de efecto invernadero al aire fueron equilibradas por gases de efecto invernadero que se absorben naturalmente.

En consecuencia, las concentraciones de gases de efecto invernadero han sido bastante estables, lo que ha permitido que la civilización humana florezca en un clima constante.

¿Por qué importa esto?

El rápido aumento de los gases de efecto invernadero es un problema porque está cambiando el clima más rápido de lo que algunos seres vivos pueden adaptarse. La cadena alimentaria en muchos casos se rompe cuando una especie desaparece y otra es dependiente directamente de ella.

Históricamente, el clima de la Tierra ha cambiado regularmente entre temperaturas como las que vemos hoy y temperaturas lo suficientemente frías como para cubrir gran parte de América del Norte y Europa con hielo. La diferencia entre las temperaturas globales promedio de hoy y durante esas edades de hielo es de solo 9 grados Fahrenheit (5 grados Celsius), y los cambios han tendido a suceder lentamente, durante cientos de miles de años.

Pero con el aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, las capas de hielo restantes de la Tierra, como Groenlandia y la Antártida, también están comenzando a derretirse. Esa cantidad adicional de agua podría elevar el nivel del mar de manera significativa y rápida. Para 2050, se predice que el nivel del mar aumentará entre uno y 2.3 pies a medida que los glaciares se derritan. Urbes y zonas costeras pobladas que hoy día se ubican a escasos metros de nivel del mar, desaparecerán.

A medida que aumenta el mercurio, el clima puede cambiar de maneras inesperadas. Además del aumento del nivel del mar, el clima puede volverse más extremo. Esto significa tormentas mayores más intensas, más lluvia seguida de sequías más largas y más secas, un desafío para los cultivos en crecimiento, cambios en los rangos en los que pueden vivir las plantas y los animales, y la pérdida de los suministros de agua que históricamente provienen de los glaciares. Estos sucesos ya los estamos viendo en tan sólo una generación, huracanes más intensos, incendios más voraces, eventos climáticos en general fuera de escala que afectan no sólo al ser humano sino a todos los demás seres vivos.

El cambio climático afecta el acceso de agua potable en áreas de por sí ya secas; afectándo los procesos productivos y hasta la vida misma de los pobladores de esas áreas. La hambruna es una consecuencia directa del cambio acelerado del patrón del clima.

Qué hacer ahora?

Muchas naciones han tomado consciencia de las consecuencias de la acción del hombre en el clima. Y en 1997 se firmo el Protocolo de Kyoto en un esfuerzo internacional en reducir la emisión de gases invernadero y desacelerar el incremento de la temperatura del planeta.

Sin embargo, los intereses comerciales de cada país, a pesar de las metas y compromisos hechos, han puesto de lado el tratado, y lo cierto es que si una gran mayoría de estos países están haciendo cambios en sus sistemas de producción, otros como los Estados Unidos, han dado vuelta atrás de forma irresponsable con la mirada puesta en el beneficio económico circunstancial, quitando la mirada al objetivo de mediano plazo. Lo cierto es que las naciones que más contaminan, son las que menos hacen en la práctica por el esfuerzo que supone cambiar sus modelos de producción y la necesidad de suplir todas las demandas de una población creciente.

En medio de la pandemia que en el 2020 estamos viviendo, hemos podido ver cielos azules y respirar aire limpio de nuevo en ciudades como la Ciudad de México. No es eso un contrasta grandioso como para que nos demos cuenta de lo que ha estado mal y hemos sido apáticos ignorando?

En diversos artículos de Equilibrium en la sección de ecoturismo y conservación, podrás ver más de una manera de colaborar poco a poco a realizar un cambio efectivo en favor del planeta. Sólo siendo proactivo y haciendo cambios en tus patrones de consumo podremos lograr cambiar la forma de pensar y actuar de nuestros gobiernos. Y por supuesto, votar por líderes que en realidad estén comprometidos con una agenda verde, porque verde es el color de la esperanza y de la vida que se nos va de las manos.

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

Ebay USA Gardening Spanish

ebay-espana-jardin-y-reciclaje

Lee también...

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios