Leche de almendras

Alternativas a la leche de Vaca. Tercera parte. Leche de almendras

La leche de almendras, aparte de un sabor delicioso, tiene muchas virtudes para personas con problemas de intolerancia a la lactosa, para los celíacos y hasta para los diabéticos.

Si tienes un estilo de vida , y tu consciencia te sigue diciendo que el maltrato animal está mal, consumir leche de almendras va con tu filosofía de vida.

Otro de los beneficios inmediatos de la leche de almendras ayuda a disminuir tus niveles de colesterol, por lo que si tienes esos índices disparados en tu examen de sangre y eres amante de la leche, o de usarla en tu cocina, esta variante de bebida a partir de los frutos del almendro, es para tí.

Si eres intolerante al gluten o celiaco es ideal para una digestión saludable debido a que no contiene esas enzimas que tu cuerpo no puede procesar. Así mismo al no contener lactosa , por ser una leche vegatl no derivada de la leche de vaca, y es ideal para quienes su metabolismo no puede procesar sus enzimas y sufren de graves afecciones intestinales y hasta dermatológicas como consecuencia de ello.

Sus fibras solubles e insolubles son ideales no sólo para regularizar lass funciones de tu tracto gastrointestinal, sino por lo demás estas fibras ayudan a regular la forma en que tu organismo absorbe los azúcares, convirtiéndola en un aliado de los diabéticos en el control de la enfermedad al disminuir la velocidad en que esta es absorbida en el cuerpo.

Sobrepeso? Esta es tu bebida!. No contiene grasas, y aunque tiene pocas proteínas igual te alimenta con su alto contenido de vitaminas y minerales (B, E, A y D).

Preparar una leche de almendras caseras es muy fácil, mira la receta aquí

Ingredientes:

  • 150 gramos de almendras crudas.
  • 800 ml de agua fría.
  • Stevia o Miel de Agave

Preparación

Deja remojando las almendras por 24 horas en la nevera en un envase, cambiando el agua cada 8 horas.

Escurre el agua en un colador y lava con abundante agua fresca.

Muele las almendras en tu procesador de alimentos o en una licuadora .

Cuela la mezcla resultante en un colador muy fino sobre una jarra, preferiblemente en uno de tela o un filtro de café hasta exprimir y dejar bien seco los residuos.

Puedes endulzar con un tanto de stevia o miel de agave. La pulpa restante la puedes pulverizar y guardarla para mezclarla con la masa de unos deliciosos mazapanes

Si te gusta hacer sustituciones saludables prueba cambiando tu harina de trigo tradicional por harina de almendras, el resultado es delicioso!

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

Lee también...