azucar

Azúcar morena, refinada y los edulcorantes... Realidades y ficción.

Hoy día se sataniza el azúcar por los altos índices de diabetes y obesidad en muchos países que como México han disparado los índices de incidencia de estas enfermedades.

Sin embargo es el azúcar mala?

La respuesta es muy sencilla, NO. De hecho el azúcar es una sustancia natural esencial en la dieta de nosotros los humanos por miles de razones, desde el aporte calórico hasta nutrientes que aporta al organismo. Dónde radica el problema? En nuestros hábitos por una parte, y por su uso desconsiderado y extensamente difundido en la industria alimenticia.

La gran mayoría de los alimentos contienen azúcar, o son convertidos en glucosa por el cuerpo. Esta glucosa es necesaria para las células como alimento, y en especial para el cerebro que consume cerca del 20% de nuestra producción energética. Sin embargo, músculos, glóbulos rojos, sistema nervioso, la retina, etc. necesitan glucosa para funcionar apropiadamente.

Cómo puede ser maligna?

Los efectos negativos del consumo de azúcar provienen fundamentalmente de varias circunstancias.

Uso excesivo en la dieta de azúcares refinados.

Como mencionamos casi todos los alimentos de una forma u otra contienen azúcar. Los carbohidratos se procesan en el cuerpo y se convierten en glucosa. El azúcar como la conocemos es sacarosa, y obtenida de la caña de azúcar puede ser consumida como azúcar refinado o azúcar morena.

El azúcar refinada es la extraída de la caña y procesada para eliminar las impurezas con ácidos y una forma de calcio para blanquearla. Una vez procesada se eliminan en el proceso, muchas de sus vitaminas, minerales y fibras esenciales para el cuerpo. Y una vez el cuerpo éste la metaboliza, pero lo hace de una forma inapropiada, contribuyendo a la oxidación de las células (envejecimiento) y a una pésima absorción por parte del cuerpo. Esta mala absorción es lo que causa la obesidad, y sus consecuencias sobre el organismo en cómo afecta la producción de la insulina, y la calidad de ésta conllevando al desarrollo de diabetes

Por otra parte existen los edulcorantes artificiales, los cuales aunque unos dicen provenir de azúcar natural, en realidad contienen una cantidad de químicos de relleno como el cloro, los cuales también son absorbidos por el cuerpo, al punto que muchos estudios aún apuntan a que al no poder ser eliminados pueden ser cancerígenos.

La stevia, uno de los últimos edulcorantes en ser comercializado, tiene muchos años siendo utilizado por la humanidad de forma natural como planta edulcorante. Es 100% natural, y en su procesamiento no se añaden químicos. Tiene un índice glicémico muy bajo, aporta una mínima cantidad de calorías al cuerpo.

El agave también es un edulcorante que está siendo utilizado con mayor frecuencia cada día por provenir también de una planta, y en su procesamiento tampoco se añaden químicos que afecten su absorción por parte de las células del cuerpo.

Industrialización de alimentos.

La industria alimenticia utiliza el azúcar refinado para dar texturas y como endulzante en los alimentos de una forma indiscriminada. Si ya consumes alimentos con carbohidratos, endulzas en casa los jugos con azúcar refinada, y de paso también consumes productos procesados industrialmente que añaden azúcar en exceso a tu organismo, no es difícil explicar los altos índices de obesidad y diabetes debido a la incapacidad del cuerpo de procesar y tolerar adecuadamente esta cantidad excesiva.

Qué hacer?

    • Consume azúcar en forma natural no procesada industrialmente. Evita el azúcar blanca. Y si la usas, que sea de forma consciente, no endulces todo.
    • Reduce al mínimo el consumo de productos procesados industrialmente. Consume más vegetales que como la zanahoria tiene azúcar natural.
    • No consumas bebidas con edulcorantes artificiales.
    • Haz ejercicio. Tu organismo se autorregula y consume el exceso de glucosa, aparte de poner todos tus sistemas a trabajar y eliminar de forma natural las toxinas.
    • Modera la cantidad de azúcar que añades a tus alimentos y bebidas.
    • Si eres una persona diabética utiliza edulcorantes naturales con un bajo índice glicémico y lenta absorción en cantidades mínimas.
    • Revisa los sustitutos del azúcar que te sirven en restaurantes, no todos están aprobados por la FDA; y de hecho, estudios recientes han ido sacando del mercado algunas marcas por su incidencia a largo plazo en el desarrollo de cáncer.
    • Revisa tus niveles de azúcar en la sangre con tu doctor al menos una vez al año para monitorear tu salud.

    2X1BANNERA