inundaciones

Las inundaciones en México; un problema de todos.

La época de tormentas siempre es un problema para la Ciudad de México...

Se ha tenido registro de inundaciones desde cientos de años atrás en la historia de la metrópoli, como la célebre inundación de 1629, cuando la ciudad entera se vio azotada por una tormenta de tal magnitud que resultó en cuantiosos daños materiales y la muerte de decenas de miles de personas.

En aquel entonces, la ciudad quedó inundada por cinco años y casi quedó abandonada. De igual manera, se tienen fotografías que datan de los años 50 del Centro de la ciudad, barrios como Reforma o Polanco, donde la gente se transportaba en lanchas debido al estancamiento del agua.

Las consecuencias de las inundaciones va más allá de lo evidente: la detención del tránsito en las principales vías, el paro de servicios de transporte público como el metro, condiciones insalubres para la población, y el arrastre de enormes cantidades de basura y agua contaminada al subsuelo, entre otros.

Gracias a la construcción de redes de drenaje y sistemas de captación de agua de lluvias, a lo largo de los años se logró mitigar el daño de las tormentas.

Proyectos como el Túnel Emisor Central o el próximo a inaugurarse Túnel Emisor Oriente (TEO), están pensados para captar el agua de drenaje. No obstante la ciudad no ha quedado totalmente exenta de inundaciones. Debido a las condiciones topográficas, las inundaciones son una constante; sabemos que la ciudad está asentada en un territorio ocupado por los antiguos lagos de Texcoco, Zumpango y Xochimilco. Pero la desaparición progresiva de estos, aunado a la deforestación y urbanización, impiden que el agua de lluvia sea filtrada de manera eficiente.

Pero, a pesar de todos estos esfuerzos ¿por qué la ciudad aún se inunda?

Como se mencionó anteriormente, la urbanización juega un papel importante. En los últimos 50 años, la población de la capital pasó de 10 a 20 millones de habitantes; la falta de planificación urbanística y esta explosión demográfica trae consigo todos sus efectos nocivos.

Los servicios básicos necesarios para atender a toda esta población no han podido crecer al mismo ritmo causando desabastecimiento de agua, contaminación del aire y una cantidad de basura generada difícil de manejar.

Y es que según la Secretaria de Protección Civil, el 50% inundaciones son causadas por la basura que obstruye el paso del agua a los sistemas de drenaje.

Malos hábitos como no depositar la basura en su lugar, o derramar en el desagüe sustancias como aceite u otros elementos pesados, propician todos los estragos antes mencionados.

Las lluvias intensas continuarán sencillamente porque es la geografía de la Ciudad de México la que la predispone a este fenómeno atmosférico. Lo que suceda con las inundaciones es nuestra responsabilidad como sociedad.

Siempre lloverá… por suerte.

Debemos hacer un cambio de actitud radical en torno a la cultura de la basura y el uso de los recursos; la lluvia no ha sido el problema.

La lluvia es necesaria y nos presta un servicio ambiental al limpiar el aire contaminado que respiramos, refrescar el ambiente y ayudar a crecer las plantas. Bien manejada es un recurso que puede ser una solución a muchos problemas.

La lluvia que cae y no es contaminada es filtrada a los suelos de forma natural para pasar a ser parte de los recursos hidrográficos que contamos. Recuerda que el agua potable es una infinitésima parte del agua en el planeta.

Nuestra actitud de no contaminar y separar los residuos es parte esencial de este ciclo vital del cual dependemos para poder vivir.

Pin It
5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)
Tagged under agua lluvia inundaciones

ebay-espana-belleza

ebay-beauty

Lee también...

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios