refrescos

Cuidado con los refrescos...

Los excesos son malos. Lo que comenzó como un remedio para los malestares estomacales hace decenas de años, hoy se ha popularizado como una bebida casi esencial en la dieta de países latinoamericanos de forma irracional, conllevando a índices altos de diabetes y obesidad.

Los refrescos no son malos per se, sin embargo, cuando son consumidos en exceso y acompañados de alimentos y botanas que de por si contienen carbohidratos que el cuerpo transforma en glucosa, éstos producen una alteración de tus procesos metabólicos.

El azúcar a partir del sirope de maíz que se utiliza para endulzar los refrescos no es sólo el problema por su cantidad, que hasta equivale a 17 cucharadas por envase de azúcar, sino que provienen de jarabe de maíz de alta fructosa, el cual en su mayoría es de maíz genéticamente modificado el cual no puede ser metabolizado por el cuerpo de manera óptima. Esta metabolización inapropiada no sólo causa con el tiempo que la vida de tus células se acorta, sino que se degenere la calidad de éstas; en otras palabras, favorecen la aparición de enfermedades degenerativas como el cáncer, o que las células no procesan adecuadamente la insulina y la diabetes aparezca en escen, así como es causa de la obesidad que es una de las mayores preocupaciones de salud pública de nuestro país

Otro elemento a considerar, sobre todo si le compras frecuentemente refrescos a tus hijos, es el contenido de cafeína en ellos. La cafeína en consumo excesivo causa alteraciones a tu sistema nervioso. En pocas cantidades te puede mantener alerta como el te verde o un buen café orgánico, pero en cantidades exageradas, puede causar desde insomnio hasta irritabilidad.

No has visto el efecto de darle a tus hijos varios refrescos seguidos? No ves como casi caminan por los techos?

La fructosa es un azúcar que está presente en cantidades moderadas en frutas y verduras en mayor o menor concentración; pero son los alimentos procesados los que por esa cantidad de fructosa elevada causan los problemas de salud. Así mismo, el cuerpo se hace adicto a esas cantidade de azúcar al mismo que un fumador necesita de la nicotina.

Todo en exceso es dañino, decir que los refrescos son diabólicos es tender a la exageración y a ser muy simplista. Un buen refresco en un día caluroso no está mal, lo que está mal es consumirlo de forma indiscriminada junto con botanas, dulces, y otros alimentos de forma continua en la dieta.

La realidad es que tu salud está en tus manos y en la consciencia de consumir alimentos sanos y mantener un estilo de vida no sedentario.

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

Lee también...