snake island

Rutas de Senderismo: Snake Island, Australia.

Snake island le hizo honra a su nombre en la primera salida post pandemia

Se abren las puertas de los parques nacionales y estatales en el estado de Victoria en Australia, luego de meses de confinamiento, y la desesperación por estirar las piernas y respirar aire puro es intensa.

El primer destino para comenzar un nuevo ciclo de excursiones (estamos en primavera en Australia), es Snake Island, a tan sólo dos horas de la ciudad de Melbourne.

Esta isla de 35 kms cuadrados está ubicada en la zona de Gippsland, a tan sólo minutos de uno de mis destinos preferidos: Wilsons Promontory.

El desembarco.

Nunca me sentí tan cerca de entender la sensación que pudieron haber experimentado los soldados al desembarcar en Normandía, claro está sin fuego de artillería, pues nos ha tocado subirnos a un bote de desembarco un tanto rústico.

La brisa del mar entra por todos lados con agua salobre de las olas al golpear el casco. No hay de donde agarrarse.

Luego de unos 15 minutos de travesía el capitán trata de encontrar una zona con oleaje y sin arrecifes para bajar la rampa y ayudarnos a bajar a la orilla.

Nuestro grupo de excursionismo tiene muchas personas mayores retiradas, personas que en tierra firme reconozco tienen un ritmo de caminata increíble. Sin embargo, la agilidad para bajar del bote no fue su fuerte.

Mientras el bote se movía, más de uno cae al agua en no muy graciosa forma. Al ver dicha escena decido simplemente brincar al agua sin botas y con la mochila por encima de la cabeza para no mojar ni mi comida ni la ropa.

Al rato de re organizarnos en la orilla, el líder de la excursión trata de orientarse hacia el asentamiento donde nos vamos a quedar, lo cual tarda mucho, pues las lluvias han modificado un tanto la costa, y los árboles caídos no ayudan a cruzar fácilmente por ciertas partes.

Home sweet home.

Snake Island es una isla desierta. No hay habitantes en ella de forma permanente. Sin embargo, por su cercanía a la costa, y gracias al efecto de las mareas; los ganaderos de la zona cruzan al ganado para pastar por días en los potreros creados para ellos.

Es así que tienen un asentamiento junto a la cabaña del Ranger o Guardaparques, el cual prestan a los excursionistas.

Este será nuestro campamento base para las próximas tres jornadas.

Una de las primeras sensaciones que me permito disfrutar es la no utilización de máscaras por primera vez en meses. ¡Qué diferencia! Me siento libre.

El grupo ha decidido tomárselo suave. Esta tarde es de conversación amena, organizar las tiendas de campaña y simplemente relajarse. Todos hemos estado estresados por meses ante el encierro

Primera salida.

Hemos puesto opciones por el tema de la edad de algunos de los participantes. Y hemos dividido el grupo en dos. Unos haremos un circuito de 30KM, otros uno corto de 10 km.

snake island

El sol sale muy temprano en primavera en Australia, y al salir de la tienda apenas a las 6.30 am, lo primero que veo a lo lejos son venados silvestres y una gran cantidad de canguros que se alimentan entre la hierba. Una escena muy bucólica y típica de Australia.

Luego de un merecido desayuno hemos comenzado a caminar con suficiente provisión de agua dulce, ya que no hay ríos ni fuentes de agua potable por ninguna parte. El agua que bebemos es de los tanques del refugio que acumulan el agua de lluvia.

Una de las cosas que siempre me ha encantado desde que me mudé a Australia es la cantidad de aves multicolores y con cantos muy peculiares.

En los primeros minutos de caminata, veo por primera vez cacatúas negras-amarillas. Un impresionante espectáculo de color cuando esta ave extiende sus alas y muestra el color amarillo intenso del pecho y parte inferior de las alas que contrasta con el resto de su cuerpo negro azabache.

Otra de las aves que se escucha, aparte del escándalo de las cacatúas, es el Kookaburra. Esta ave tiene el canto más peculiar que haya escuchado, pues no sólo es fuerte, sino altisonante; el típico sonido que esperas de una película de la más profunda zona de África, pero en Australia.

A lo largo del camino hay diversas lagunas naturales que sirven de refugio a las aves, y de fuente de agua para los canguros y sus Joey 's (como cariñosamente le llamamos a sus crías).

canguros 2

Sin embargo, las lluvias recientes han borrado un par de senderos, y nos hemos encontrado con la curiosa situación de tener que adivinar donde conecta el camino luego de tener que atravesar un pantano con agua hasta la cintura.

Aunque mis botas de excursionismo son de GoreTex, y uso gators hasta las rodillas. El agua inunda las botas y moja las medias. Por un lado es refrescante luego de un par de horas de camino, pero por el otro lado, nada peor que tener que caminar por horas con los pies húmedos y medias mojadas.

pantano

Luego de encontrar el camino, llegamos a otro reservorio de agua donde vemos desde cisnes hasta halcones. Ciertamente los amantes de las aves se darían un banquete visual con tanta diversidad.

cisnes

Al fin alcanzamos la orilla del otro lado de la isla. Ya el sonido nos advertía que estábamos cerca.

La marea aún está alta, y tomamos la decisión de descansar, poner a secar el calzado y las medias y tomar un merecido almuerzo.

Como siempre, llevo mi reserva de mangos deshidratados y nueces, aparte de unas naranjas para re hidratar.

Cerca del acceso a la playa vemos un cartel en el cual se avisa que hay trampas para zorros. Y es que tan fácil es para las vacas cruzar cuando la marea está baja, como para los zorros cruzar desde tierra firme para alimentarse de las aves.

mochilas

El apetito de los zorros es voraz, y en tan sólo horas, pueden acabar con los nidos de muchas aves y afectar la cadena alimenticia natural de esta isla.

Luego de una merecida pausa, caminamos hacia el otro lado de la isla, que gracias al descenso de la marea, por fin nos deja pasar.

El resto de este camino, lo hacemos descalzos por la orilla mientras las botas acaban de secarse.

No hay nada mejor que una caminata descalzos por la playa, pero luego de unos cuantos kilómetros, ya los pies se cansan, por lo que ponerse las botas es necesario.

Por la hora vemos miles de cangrejos moviéndose desde la orilla hacia tierra adentro. Parecería que la orilla de la playa se mueve completamente, pero no, son grandes grupos de cangrejos pequeños que se mueven masivamente casi en perfecto orden militar.

bare foot

El campamento se nos hace lejos, ya van casi 7 horas de caminata, y el sol comienza a hacer un poco de mella en el espíritu. Pero la aventura lo ha valido.

Al llegar al campamento base, esta noche hemos armado una fogata, y algunos compañeros comparten un buen vino Shiraz australiano frente a la hoguera.

fogata

Segundo día. 15 kilómetros.

Este segundo día vamos un poco más suaves. Esta vez con el grupo entero.

Tomamos otra dirección para seguir explorando los secretos de Snake Island. Y como siempre, me gusta tomar la delantera para poder tomar fotos en paz sin asustar a los animales.

Hoy, encuentro la razón del nombre de la isla. Su habitante más reconocido ha salido al medio de la senda a tomar sol, la Red Belly Black (Serpiente Negra de vientre rojo).

Al advertir mi presencia a menos de unos dos metros, la serpiente se mueve rápidamente hacia un lado, no sin dejar ver el intenso color rojo que la caracteriza.

Para quienes tienen miedo a las serpientes, debo recalcar: ¡Las serpientes te tienen más miedo a tí! No las agredas, simplemente pisa fuerte para que te sienta venir, y quizás alguna rama puedes tirar cerca para prevenirlas de tu paso, y pedirles cortésmente que se quiten.

Lamentablemente en nuestros países latino americanos hay muy poca cultura de respeto a los animales, y las serpientes, son una de las especies a las cuales se les agrede con mayor facilidad. Quizás por miedo, quizás por desconocimiento.

Es recomendable que si vas de paseo a una zona de serpientes, te prepares con conocimiento de las especies locales, y si puedes utilizar gators contra serpientes, es un extra.

sendero

La Red Belly black es sumamente venenosa, y aunque no tan mortal como la copperhead o las Tiger Snakes australianas, no son menos problemáticas. La mayoría de las mordeduras son por encuentros accidentales, como el que luego de media hora un par de personas de nuestro grupo casi se enfrentaron.

Y es que luego de re emprender el camino, paramos en otra área con una laguna idílica, ideal para tomar fotos. Y algunas de las mujeres del grupo se adentraron a una zona con matorrales para poder llegar a un extremo donde podían ver y tomar fotos del área en un mejor ángulo.

En esos matorrales, otra enorme Red Belly Black.

¡Ellas no se dieron cuenta que estaban sentadas a menos de un metro de ella!

red belly

Para su suerte, la serpiente estaba más adormilada que despierta, tomando sol y probablemente con la panza llena de comer algún reptil de la laguna.

A lo largo del camino tenemos un par de encuentros cercanos con grupos de canguros que nos miran altaneramente por invadir su área. Sin embargo, ceden el paso a brincos apresurados para simplemente evitarnos.

El brinco de este animal es sumamente gracioso y ágil, aún y cuando en su bolsa aún cargan a algunas de sus crías.

Luego del susto anterior, y de un rato de caminata. Volvemos al campamento.

senderos

Esta noche nos ha cambiado el clima drásticamente, pues tenemos vientos de más de 50 km/h. por lo que quienes teníamos las tiendas de campaña cerca de los árboles hemos tenido que mudarse para evitar un accidente en medio de la noche.

Hoy no hay fogata, pero hay chimeneas en el refugio. Y mientras cenamos en grupo, la noche se torna divertida con algunos juegos de trivia espontáneos.

A la hora de irse a dormir, como siempre, miro al cielo; pero esta vez quedó boquiabierto. Puedo ver hasta la vía láctea! Así de oscuro y sin nubes nos ha tocado la noche. Un cielo estrellado a toda plenitud.

Qué más se puede pedir de una noche de campamento, que el poder abrir la tienda de campaña y dejarse arrullar por las estrellas?

Esto es lo que no entienden muchas personas, pero quienes amamos el senderismo y la naturaleza tanto valoramos. Paz y armonía...sin aparatos electrónicos y desconectados de la red, pero conectados con el planeta!

Tercer día. La vuelta.

El viento no ha cesado, por lo que ha obligado a cambiar el plan. Vamos a tener que atravesar la isla hacia un área donde el capitán pueda desembarcar protegido de las olas por la misma isla. Esta vez, son 8 kilómetros, pero con las mochilas completas a cuesta.

Esta vez es una mezcla de paseo, pero con mochilas al mismo tiempo.

Por suerte la topografía de la isla es bastante plana, por lo que tampoco el pesar es mucho. Sin embargo, ayudar al resto del grupo que por su edad no están tan preparados, es un factor. Es por ello que he decidido apresurar el paso para llegar el muelle del otro lado de la isla junto con dos personas mas de paso ligero, dejar las mochilas y volver por los demás y ayudarlos con las suyas.

muelle

En medio de todo este recorrido, más y más aves. La elusiva cacatúa negra no se deja atrapar por el lente de mi cámara. Cada vez que me acerco, las mismas salen en bandadas gritando alarma al resto de los animales cercanos. Lamentablemente mi el zoom de mi lente no da para captar ni esta ave, ni a unos loros rojos que llevo persiguiendo con la cámara por dos días.

El viento ha estado tan intenso, que cuando llegamos al muelle, nos encontramos con un agradable grupo de personas acampando, las cuales llegaron en sus kayaks días atrás y se han visto forzados a pernoctar más de la cuenta.

kayaks

Como buenos senderistas, hemos optado por compartir los alimentos que ya no vamos a emplear, pues vamos ya de salida.

Me siento renovado, 3 días de caminatas, aire puro, sin máscara y sin escuchar la palabra Trump. ¡Qué alivio!

De vuelta a la civilización. Nada ha cambiado. Pero nosotros con las pilas recargadas!



Pin It
5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)
Tagged under senderismo, australia

ebay-espana-ecoturismo

Lee también...

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios